Mision

TRIBUS AMMA

Cuando reconocí la existencia de la Madre Tierra, ya que ella en pocos meses me sano de todo lo que padecía en aquellos momentos, malestares sobretodo físicos, emocionales y materiales…

Cuando comencé a experimentar esta transformación tan evidente y profunda, en agradecimiento y honrandola a ella, creé Tribus Amma, el 21 de Junio de 2013, en el Solsticio de Verano en las Montañas Rocosas de Canadá. Un proyecto sin animo de lucro, integrado por ideas e innovaciones que promuevan una reconexión consciente con una profunda conexión con nuestra Madre Tierra.

El objetivo primordial es ayudar a todos los Seres Humanos a recordar, para revivir ese vinculo primigenio con nuestro planeta, con la sabiduría de nuestros ancestros… Ya que en la Tierra, en la naturaleza esta nuestra sanación, la armonía, la abundancia y la libertad.


Nuestra Misión

Es la reconexión consciente con nuestra MADRE TIERRA, con la Diosa, con Dios La Madre, con la Esencia Femenina que habita en nosotros, tanto en hombres como en mujeres… es reconciliarnos con la Vida a través del Amor al Planeta.

Madre Tierra, Pachamama, Amma en las culturas andinas es la primordial Diosa de la Vida, la fertilidad de la tierra, las semillas y los frutos, las estaciones, los tejidos, los metales, la cerámica, el chamanismo y la sanación. Es la deidad Creadora por excelencia y su culto expresa la vivencia espiritual con lo Sagrado Femenino encarnado en la naturaleza, las mujeres y en la comunidad con un profundo sentido ético, ecológico y de sabiduría.

Dentro de la cosmovisión sagrada de Pachamama todas las personas son hijas e hijos de esta Madre Común y están hermanadas entre sí. Esta hermandad hace que todos tengan derecho y acceso a la tierra y a sus frutos, a sus energías creativas y sanadoras. En este sentido, Pachamama no acepta que unos pocos posean la tierra, el trabajo agrícola y sus frutos mientras que otros pasan hambre y enfermedad. También ecológica porque en la espiritualidad de la Pachamama las plantas y animales, los ríos y las montañas forman parte de su familia y las todas las especies vivientes tienen derecho a sus propios hábitat, recursos y ecosistemas en el cuerpo de la Pachamama.

En las áreas andinas de Sudamérica, la tierra tiene un significado fundamental. Esta Diosa de la Madre Tierra es una divinidad a la que se le ofrecen oraciones, ruegos, súplicas y cánticos. Ella da la vida, el alimento y nos sustenta. Ella hace crecer las cosechas, multiplica el ganado, cuida los animales silvestres y bendice a los artesanos.

 “El poder de la Madre Tierra es tan diverso que de la misma forma como nos puede enfermar nos puede curar. Necesitamos aprender a mover todos los espíritus cuando nos bañamos en una cascada y así nos sanamos. Debemos aprender qué planta es guardiana, qué hoja sana frotándola con otra, comiéndolas, bebiéndolas en infusiones. Así como está nuestra relación con las plantas está con el cosmos. Sabemos que al sembrar damos vida, multiplicamos vida, nos hacemos acompañar por la vida del Universo.”

Ella está en todos nosotros, ella somos nosotros y nosotros somos ella, pues de ella provenimos y a su gran matriz volveremos al morir. Ella nos da todo lo que nos es necesario, aquello que le pidamos, y nos solicita a cambio que distribuyamos sus dones. De esta manera, nos enseña a ser generosas, a distribuir y a compartir.

El culto a esta Diosa Madre expresa la unión de la Tierra con lo Sagrado Femenino que vive en la Naturaleza, en las mujeres, los niños, los hombres, los bosques, los rios… toda la comunidad.

Practicar sus ritos nos mantiene unidas a aquellas mujeres que en la antigüedad celebraban de igual manera las festividades de otras diosas de la Madre Tierra, Isis, Artemisa, Demeter….

La Madre Tierra nos recuerda que poseemos dentro nuestro poderes ancestrales: los de la chamana/chamán, los de la curandero/a y los de la sacerdote/sacertotisa. Ella hace revivir en nosotros a nuestro Hombre/Mujer Medicina interna, para ayudarnos nos provee de hierbas y piedras. Todo está allí para que podamos utilizarlo, y debemos cuidarlo para que permanezca para las próximas generaciones.

Ver cómo son las cosas …ese es el camino de la mujer y el hombre de hoy ….en la naturaleza, desde dentro, recuperar nuestro bosque interno y recuperar la insondable espiritualidad de los bosques….limpiar las aguas con la luz de nuestro espíritu libre, entrar a iniciarnos en las misteriosas cuevas, proteger como si de nuestra propia vida se tratara la vida de los animales, de las plantas y de todos los seres de la tierra….tener plantas en nuestra casa y hacer de ellas nuestro altar, tumbarnos para unir nuestro vientre al de la tierra ….bendecir el agua que sale por el grifo…bendecir el agua de las fuentes…invitar a los genios protectores para que vivan con nosotras…replantar de nuevo los antiguos bosques de la Diosa Madre…..

Con amor, Samahia. Creadora de Tribus Amma y Autora del Libro «Enraizamiento».