Samahia

Los códigos de carencia, escasez, limitación y esfuerzo

Soy hija única y nací en una familia como dice el sistema, de clase media. Mis padres trabajaron toda su vida en el mismo empleo para darme lo mejor a nivel material, los mejores vestidos, la mejor comida, los mejores estudios.

Hasta que me gradué en la universidad a los 23 años, tuve una vida realmente muy cómoda y sin ningún esfuerzo personal, todo me llegaba fácil, solo era pedirlo y sin saber cómo mis padres me lo daban todo.  Sin embargo, ellos siempre vivieron en una vida basada en el esfuerzo, y durante muchos años ese era el único camino que conocía.

Trabaje como nos enseñó el sistema ejerciendo mi profesión unos 12 años. En este artículo confieso que siempre me sentí limitada en algún sentido, no sé cómo explicarlo. Siempre tuve suerte y me iba bien, en ciertas épocas gané buen dinero, pero recuerdo que me lo gastaba muy rápido. Nunca pude ahorrar. Siempre viajé, pero nunca con la comodidad que quería. Y cuando tenía a veces mucho dinero ahorrado, mi trabajo nunca me permitió disfrutarlo a plenitud, a mi gusto y con mis tiempos, así que terminaba invirtiendo esos ahorros en cosas que no me llenaban demasiado. En mi vida hubo épocas buenas y épocas malas económicamente hablando, nunca mal viví, pero tampoco llegaba a sentirme totalmente satisfecha, no me sentía ni plena ni libre, nunca encontraba un equilibrio.

Toda la vida crecí con frases como: “el que quiere celeste que le cueste”, “todo en esta vida tiene que ser con esfuerzo”, “hay que trabajar toda la vida para conseguir lo que quieres”.

En mi hogar siempre hubo todo lo necesario para vivir bien, nunca falto la comida y algún lujo de vez en cuando, sin embargo, en mi mente subconsciente quedaron grabadas aquellas cosas que escuche en mi familia desde que era pequeña: “Trabajo tan duro y no me llega el dinero para cubrir todos los gastos”, “el dinero se me va de las manos como arroz”, “los lujos son para los ricos”, “quiero esos zapatos, pero están caros y no me alcanza el dinero”, “quisiera irme de vacaciones, pero mejor guardo el dinero por si me enfermo”.  Mis padres siempre fueron generosos con lo que tenían, pero mi madre, sobre todo, detrás de cada gesto mostraba sutilmente algo de carencia y escasez, cierta cohibición y limitación en su deseos mas grandes de mujer,

Recuerdo hace unos años leer “la mente millonaria” y “el secreto”, confieso que me quede a mitad de camino, lograba algunas cosas, pero no podía materializar como yo quería. Diseñé mi muro poniendo fotos de todos los deseos que tenía materiales y emocionales, y con frases positivas. Esto me funcionó pero con ciertas limitaciones, sentía un vació, sin embargo a partir de ese momento comencé a darme cuenta de que algo fallaba en mí, que era real esa limitación que sentía y no era merecedora de las cosas fáciles y buenas.

Luego tuve una crisis muy fuerte donde la vida me quito todo, la pareja, el trabajo, la casa, esta enferma y llena de deudas…. y allí justo en ese momento reconocí a la Pachamama

Finalmente fui consciente de todo esto, cuando me inicié en el Amawtismo y comenzó mi vida al servicio de la Madre Tierra y del Sagrado Femenino.

De las primeras cosas de las cuales tuve que liberarme desde la raíz, fueron los códigos de carencia, escasez y limitación que había heredado y otros tantos que había aprendido de la sociedad y el sistema.

Quedé realmente sorprendida la primera vez que escuché al Amawta, el ser sabio que me inició, diciendo:

“El universo es abundante, al universo le da igual darte mil que un millón. Es la Pachamama quien provee la abundancia en el planeta, todo lo material viene de ella, ya somos abundantes y no lo vemos”.

A continuación, dijo:  – Cuando pides cosas a quien le pides?

Yo no sabía que responder, y dije: al universo, a Jesus, a Dios… no se…

El agrego: ¿has pensado en pedirle cosas a la Pachamama?  ¡Ella está viva y te escucha, inténtalo!

Esa fue la primera vez que algo totalmente nuevo llegaba a mi vida y traspasaba todo lo que era y lo que había heredado.

También comparto que tuve que cambiar ciertas creencias relacionadas con la abundancia. Para nosotros los Amawticos, la Abundancia es tener todo lo que necesitas hoy para vivir, y un poco más para compartir, la vida no se trata de riqueza y acumulación, se trata de abundancia y compartir. La Abundancia no es solo dinero, es equilibrio y armonía en todos los ámbitos, abundancia en las relaciones, en lo material y en lo espiritual.

Así que, con todo esto tan nuevo para mí, comencé una profunda transformación a través de la sabiduría ancestral, con sus rituales e iniciaciones para trabajar esos códigos limitantes, esas creencias falsas y liberarme de todo esto.

Admito que fueron un par de años de una ardua peregrinación y entrega para hacer ciertos rituales, a veces no comprendía lo que hacía, pero después de hacerlo si sentía su efecto inmediato de liviandad y una sensación de plena libertad.

Con el paso de los meses, me sentía más libre y más ligera, y poco a poco comencé a integrar también esta Sabiduría Ancestral en mí, aprendí a reconectarme con el sentir de la verdadera Abundancia, y a aplicar en mi vida la Ley de Reciprocidad y de la Ley de Atracción.

La Sabiduría Ancestral tiene una sencillez y profundidad maravillosas, se han dado cuenta que los pueblos originarios no hacen rituales de abundancia como tal, realizan rituales y ceremonias de Gratitud a la Madre Tierra, es decir le agradecen y piden cuando comienza el año por todo lo que van a recibir… Eso también para mi es la verdadera abundancia, comenzar con la gratitud antes de recibir.

Fue un camino realmente corto el que atravesé para liberarme de tantos años de esas creencias falsas y tantas cargas energéticas, aun así, fue muy arduo, con mucha perseverancia y constancia, donde la voluntad y la consciencia fueron esenciales para mantenerme en el cambio y no volver a dejar entrar en mi vida todo eso carente y limitante que ya conocía.

En el mundo actual “el esfuerzo, la carencia, la escasez, la dependencia, el apego” son creencias muy establecidas, vistas como algo normal…

Confieso con el corazón abierto, que la Madre Tierra tuvo mucho que ver en este proceso, el aprender a conectar muy profundamente con ella, hizo que las iniciaciones y rituales que debía hacer para equilibrar todo esto en mi vida, tuvieran un impacto muy profundo y una aceleración, ya que Ella es la Fuente Material y de Abundancia en este planeta.

Cuando inicie mi Camino Sagrado, en primera instancia para sanarme, recuerdo que le pedía muchas cosas a la Pachamama, y ella siempre me concediá todo, hasta llegar al punto que hoy casi no le pido nada, estoy entregada en su vientre sagrado y con su protección. Ella sabe lo que necesito en cada instante y me lo proporciona, y cuando siento que algo no va bien, hablo con ella y se lo recuerdo.

Mi vida es viajar por el mundo dando el Mensaje del Sagrado Femenino y de la Madre Tierra, y voy a lugares inimaginados. Cuando inicié admito que no era tan fluido todo, aunque ya había sanado bastante, todavía hacia un poco de esfuerzo para vivir.  Todo es cuestión de mantenerse y confiar. Sin embargo, hoy en día, no conozco la palabra esfuerzo, eso no existe en mi vida.  Si siento esfuerzo en algo que voy a hacer, mejor no lo hago. El camino de la Tierra es un camino del corazón, esa es nuestra brújula, asi fluye la vida y cuando es necesario ponerse en acción.

La Abundancia es Femenina y la Tierra te enseña a conectar con ella desde esta Esencia muy sutil… La Energia Femenina es extremadamente poderosa.

No soy rica, tengo todo lo necesario para vivir hoy y un poco para compartir con los demás. Soy bendecida por tener acceso equilibrado a los recursos que amorosamente la Pachamama nos brinda a todos.  Incluso en algunos momentos donde el dinero no ha fluido, la Madre Tierra me guía para ver lo que ha sucedido, y una vez que lo veo se desbloquea y sigo adelante. Cuando no necesito recursos no los genero y eso también es equilibrio.

El mundo de la Pachamama es mágico, ella tiene sus formas misteriosas de crear y hacerte llegar las cosas, jamás le he pedido dinero, le pido medios o personas para lograr cumplir mi misión….

Ahhhh eso es otra cosa que trae la total Abundancia y el Equilibrio en tu vida, que te entregues por completo al servicio de tu Alma, porque es allí donde están los recursos universales.

Cuando reconoces para que naciste te das cuenta que tu vida ya no es solo tuya, sino que tiene un Propósito, y descubres que es una vida comunitaria.

Yo creo que cuando uno sana una buena parte de sus cargas, eso se transforma en Tu Misión.

Tus mas grandes heridas son tus Mas Grandes Dones y esos Dones Activan tu Misión Sagrada, y con ella la Abundancia Permanente y Equilibrada.

Y así como dijo Paulo Coelho:

“Cuando encuentres la misión de tú Alma, el Universo asume todos los gastos”.

En la parte final del articulo esta un video, te invito a verlo.


Escrito por: Samahia.

Para camino Sagrado Femenino:  MatrizPrimigenia@gmail.com

Para procesos de Enraizamiento:  Enraizamientos@gmail.com

Para Viajes conscientes:  tribusamma@gmail.com