Sagrado Femenino y Masculino

Feminismo, Sagrado Femenino y Re-Evolución

Este es un artículo reflexivo creado a partir únicamente desde mi experiencia y mi camino. No intento criticar o juzgar, simplemente dar mi visión como Mujer Medicina de la Tierra, aquello que he aprendido a través de la sabiduría ancestral de los pueblos originarios.

El Despertar Femenino comenzó con el Feminismo

Hay un Despertar Femenino inminente, visible a todos con o sin consciencia. Esto comenzó ya hace varias décadas, me atrevería a decir que fue iniciado socialmente en el siglo pasado por algunos movimientos llamados “feministas”. Si bien personalmente no he pertenecido a ningún grupo ni a sus manifestaciones, siento que por lo que he investigado, en sus inicios estos tenían otra intención, no como lo vemos manifestado hoy, movimientos a veces agresivos y con cierto matiz de rebeldía, además donde se discrimina y maltrata en muchos sentidos al hombre.

A lo largo de nuestra historia, hombres y mujeres nos hemos maltratado mutuamente, hemos pasado mucho tiempo polarizados, enfocando nuestra energía en aquello que nos diferencia en vez de en aquello que nos une y complementa. En este vaivén de luchas y en este último tiempo con el llamado a lo femenino, la mujer ha aprendido a utilizar todo lo que tiene para pedir igualdad y mostrar su poder exterior.  Pero siento que no es el camino correcto, pues hemos desvirtuado las formas, expresando nuestro sentir y pensando en transgredirnos a nosotras mismas y también al hombre, haciendo aún más grande la brecha que nos separa y alejándonos de los verdaderos valores femeninos.

Hasta hace unos 5 años, yo era una mujer solo en cuerpo y apariencia, ya que en energía era un hombre como muchos que vemos por ahí, de esos bien machistas. Me convertí en una mujer muy fuerte desde mi adolescencia como medio para protegerme y que no me hicieran daño, aprendí a utilizar la fuerza exterior y la apariencia física como medio de dominación, competencia y control sobre los demás. Confieso que yo era de aquellas que oprimía a otras si las veía débiles, o competía con todas mis armas con aquellas que yo veía fuertes como yo, ya fuera a nivel laboral o por un hombre. Por mi antigua forma de ser nunca me interesaron los movimientos feministas y nada que tuviera que ver con la mujer.

La Madre Naturaleza es la Fuente de la Feminidad

A lo largo de mi vida exploré muchos caminos espirituales, pero llegó un punto en el que nada sanaba mis órganos sexuales femeninos (miomas, menstruaciones extremadamente dolorosas, papiloma, cistitis, infecciones vaginales… ) Yo me preguntaba, ¿por qué?

Hace 4 años inicié un profundo camino de reconexión y sanación femenina, y solo conozco un camino: a través de la naturaleza, aquello que yo llamo “Enraizamiento”.

¿Y por qué me sané? Porque es la naturaleza, la Madre Tierra, es el planeta la Fuente de la Esencia femenina. Mis malestares solo revelaban el estado energético en el que me encontraba como mujer. Para sanar y reconectar con el Sagrado Femenino necesitamos observar, explorar, sentir, contemplar e integrar a la naturaleza en nosotros, tanto en hombres como en mujeres. Si no conectamos con ella, difícilmente renacerá lo Femenino.

Me relaciono y conozco a cientos de mujeres en todo el planeta, diferentes movimientos, caminos, iniciaciones y prácticas femeninas, la mayoría sin raíces, es decir, sin base en la conexión con la Madre Tierra.

Siento que los Movimiento Feministas y el Sagrado Femenino están experimentando una gran confusión en la Mujer y por ende en la sociedad. La verdadera Feminidad tiene como pilar la conexión consciente y amorosa con la Madre Tierra, y eso involucra a hombres y a mujeres. Si observamos el estado actual del planeta, podemos reconocer el estado tan contaminado y maltratado de nuestra Feminidad Interior.

Cuando hablo de lo Sagrado Femenino hago referencia a cualidades como la paciencia, la tolerancia, la cooperación, la capacidad de escucha, la maternidad (capacidad de cuidar a otro), la empatía, lo sutil, la sensibilidad, la creatividad, la ciclicidad, el silencio, la calma, la palabra dulce, la suavidad, la ternura. Lo Femenino no es activo. Es pasivo y receptivo, así como la Mujer y su vientre sagrado, que recibe al hombre en el acto sexual, y al bebé para gestarse. Lo femenino no se plasma de forma rápida. Va paso a paso, así como cuando fuimos concebidos y gestados.

Así que, partiendo de este planteamiento, poco o nada tiene que ver el Feminismo que vemos en nuestros días con la Verdadera Feminidad y mucho menos cuando lo utilizamos como medio para reivindicarnos como Mujeres.

Ha llegado el momento de enraizarnos y trascender el feminismo

Como bien digo, reconozco al feminismo en sus inicios, siento que fue necesario y útil en su momento, pero ha llegado el momento de trascenderlo, porque si no la mujer no va a poder sanar y sobre todo no podrá avanzar en su evolución espiritual. Si ella no lo hace, tampoco el hombre ni la sociedad  lo harán, y la razón en sencilla: la mujer lleva en ella la vida.

Cuando conectamos con la naturaleza de forma consciente, ella nos enseña que el hombre y la mujer somos distintos desde que fuimos creados, con una composición física y energética diferente, con funciones y formas de actuar diferentes, así que es “imposible” pedir “igualdad, rebelarse o atacar”.  El verdadero camino está en reconocerse y complementarse, ya que jamás habrá igualdad porque no existe.

Otro tema importante en el que debemos reflexionar y trascender, es la rebeldía y la revolución. Cuando nos referimos a esto, conectamos con una reacción, es decir, estamos reconociendo que alguien más es superior que nosotras, y debemos oponernos porque nos sentimos víctimas, es decir, hemos perdido nuestro poder esencial. La verdadera Feminidad te hace reconocerte como fuente y dadora de vida. Y, ¿qué hay más poderoso que eso? Sin la Mujer no habría vida en el planeta. No hay que rebelarnos contra nadie ni crear una revolución. Son creencias falsas y antiguas.

El camino de la Tierra nos enseña que no hay víctimas ni verdugos, simplemente etapas de aprendizaje, donde las dos partes permitieron crear ese desequilibrio. No hay culpa ni de una parte ni de otra. Solo existe la consciencia y el amor para volver al equilibrio y sanar las heridas. 
El  único y sagrado camino es asumir la responsabilidad del poder que conlleva ser las Portadoras de la Semilla de la Vida. Comprender que en algún momento la energía se desequilibró y que es parte de nuestro camino como mujeres que elegimos encarnar en este tiempo, liderar el camino hacia la restauración y el equilibrio en nosotras, en el hombre y en el planeta.

Bienvenida la Re-Evolución

Desde la Sabiduría Femenina Ancestral y la nueva energía que está entrando en el planeta, la Pachamama nos invita a una Re-Evolución desde el amor conectando siempre con el corazón. De esta manera trascenderemos las heridas y las diferencias para podernos resignificar como seres individuales, únicos y a la vez complementarios.

Es el momento de Re-Evolucionar de forma consciente. Hombres y mujeres enraizados, pasando a un nivel superior de convivencia para compartir, haciendo renacer la verdadera feminidad interior, reconociéndonos unos a otros, creando juntos para el beneficio de todos, innovando nuevos sistemas para cuidar y proteger la vida y el planeta.

La Mujer inició este cambio femenino y espiritual, y lo sigue liderando, pero debe recordar lo esencial, que esto no lo hace como un “medio de reacción al patriarcado, al hombre o a la opresión masculina”, sino porque es Portadora del Sagrado Femenino al llevar la vida en su vientre. Eso es Re-Evolución.

El Despertar Femenino

Es así como en este periodo actual y sintiendo ese llamado real de la Tierra, la mujer siente un profundo cambio interior, ella reconoce sus heridas y quiere empoderarse, quiere volver a crear y a ponerse en acción ya mismo para avanzar espiritualmente y sentirse libre.

Ella es la “Mujer Despierta” que quiere sanarse y sanar al mundo, empoderarse en 5 minutos, haciendo 2 viajes, 8 talleres y un par de iniciaciones chamánicas.  Sin embargo, comparto que no solo basta con las ganas de sanar y actuar. Debemos emprender un camino “guiado” de retorno hacia Lo Sagrado, y para ello debemos enraizarnos y acercarnos a los pueblos originarios del planeta. Eso no se logra en unos meses, son años de dedicación, primero, a sanar, luego a recibir herramientas de empoderamiento y finalmente a integrarlas.

Y claro, toda herramienta aprendida, taller, viaje, curso que compartamos y donde aprendamos es valido, solo que debemos ser bien conscientes de lo sagrado, y que ello no es temporal, toma tiempo y luego una entrega muy profunda de por vida.

Lamentablemente, la mujer está experimentando un empoderamiento superficial y mental, una espiritualidad desenraizada y una feminidad aérea.

Viajo constantemente por el mundo encontrando cientos de personas y observo que, a muchos de los caminos de despertar femenino, les faltan raíces, y el enraizamiento tampoco se hace en una ceremonia o ritual. Es un camino que toma cierto tiempo.

Desconocemos a la Tierra y por tanto desconocemos el Sagrado Femenino, por eso mucho de lo que vemos por ahí sigue siendo aéreo y superficial: cursos de sacerdotisa de 8 días, iniciación chamánica en 8 sesiones, mujeres medicina de un fin de semana, feminidad sagrada en 9 círculos…. Y así un sin número de títulos y caminos femeninos carentes de profundidad y sacralidad. Más bien con un matiz bastante feminista y revolucionario, un empoderamiento que sin darnos cuenta sigue siendo “muy masculino”, donde no predomina la autenticidad, sino que se basa en mentalismos, buscando ganar dinero y posicionarnos rápidamente para tener “un oficio espiritual”.

Todo esto lejos está de ser el Sagrado Femenino y la poderosa Misión del Alma.

Ser un Hombre/Mujer Sagrados, un Hombre/Mujer Medicina, un Sacerdote/Sacerdotisa de la Tierra… es toda una vida de entrega absoluta, de voluntad, disciplina y autenticidad, de estar muy cerca de la Madre Tierra. Es un camino de reconocimiento de lo que Eres, pero no propio, sino donde los demás lo reconocen a través de tu brillo, y pueden ver en lo que has convertido.

Permite que, a través de tus raíces, la Gran Madre te conduzca hacia el verdadero camino de lo sagrado, la autenticidad y la libertad.

Escrito por: Samahia.

Para camino Sagrado Femenino:  MatrizPrimigenia@gmail.com

Para procesos de Enraizamiento:  Enraizamientos@gmail.com

Para Viajes conscientes:  tribusamma@gmail.com