Sagrado Femenino y Masculino

Falsas misiones disfrazadas de promiscuidad. La gran mentira de algunos líderes espirituales

Antes de comenzar quisiera compartir que honro al Nuevo Hombre que estamos gestando como humanidad consciente, lo reconozco, enaltezco el amor y la sensibilidad del Sagrado Masculino, ya que la sabiduría y las grandes iniciaciones telúricas que he recibido, han sido a través de hombres plenamente enraizados y conectados con su corazón, que respetan a la Madre Tierra y a lo Femenino.


Sin embargo, también hay otra cara oscura dentro la espiritualidad mal entendida y quisiera poner voz a tantos testimonios que he recibido a lo largo de estos años, pues existen también hombres heridos que se nutren de la energía femenina y se empoderan de forma toxica, causando profundas transformaciones en la mujer, pero ocasionando daños y mucho sufrimiento en ellas.

Parte de esta historia también es mía y siento compartirla, haciendo así un llamado de atención porque hay tantas mujeres que caminan ciegas por el mundo, cuestionándose algo que la intuición trata de mostrar, pero sin forma de verificar lo que está sucediendo en sus vidas, sometidas a hombres que abusan pacíficamente, disfrazados de mística y espiritualidad.

Antecedentes

Las mujeres modernas estamos acostumbradas a un mundo donde los hombres mayormente no nos escuchan y tampoco nos valoran, no nos dedican tiempo y somos nosotras quienes damos y damos, y en ese camino que realmente revela la carencia y el vínculo dañado y/o ausente con nuestro padre, nos vemos expuestas al encuentro de hombres que están igual o peor que quien nos engendró, al igual que nuestras exparejas donde ya son visibles nuestras heridas y nuestro estado emocional.

Cuando tenemos grandes crisis vitales, se abre un camino de búsqueda impulsando un cambio interior, nos abrirnos a nuevas experiencias, nuevas personas y a nuevos círculos sociales “conscientes”, con esto me refiero a entornos donde no solo hay diversión, sino que se comparten actividades de crecimiento interior. Y me atrevería  a decir que un gran porcentaje de las mujeres atravesamos alguna historia similar como esta que viene a continuación, pues es algo muy común de lo que pensamos.

 Tejiendo relaciones ficticias

En estos procesos de transformación se generan nuevos encuentros, y nos cruzamos con hombres tal vez diferentes de los que conocemos, ellos son nobles, amorosos, dulces, que nos escuchan, son sensibles, demuestran interés por nosotras a través de sus sentimientos, hombres empoderados a nuestro parecer, maestros, guías, lideres espirituales o que dominan algún área o muchas del crecimiento interior; ellos tienen una gran sensibilidad y emanan una atracción irresistible, ellos meditan, algunos hacen yoga, pero todos practican métodos de conexión interior, y algo muy especial es que se comunican diferente a los hombres que conocemos.

Es así como sin darnos cuenta, nosotras tejemos relaciones, muchas veces virtuales gracias a las redes sociales y en un abrir y cerrar de ojos nos vemos involucradas en relaciones místicas on-line. Poco a poco estas historias nos llenan profundamente y aunque no haya el contacto fisico, creamos vínculos y relaciones. Nos sentimos únicas, amadas, valoradas, escuchadas. Abrimos nuestro corazón y nuestra sexualidad de forma virtual. Y nos conformamos con eso.

Muchos de estos encuentros se interpretan como “encuentros almicos”, son reconocimientos mágicos de otras vidas, son uniones sexuales que van más allá de lo fisico pues se conectan en quinta y sexta dimensión, de pronto parecen ser vínculos eternos y nos llenan profundamente, o al menos eso queremos creer. Aquellos hombres nos hacen sentir poderosas, magas, sacerdotisas, una poderosa unión del Plan Divino, las llamas gemelas.

Algunas veces estos encuentros se concretan y podemos conocer a estos hombres, pues el deseo y la conexión son intensas, damos lo que sea por ir a ese reencuentro almico. No importa la familia, el dinero o la distancia, lo entregamos todo y vamos a su encuentro.

He visto casos donde las mujeres abandonan a su familia, a su esposo, a sus hijos y se lanzan a la aventura de intimar mas con estos maestros espirituales.

En el desarrollo de estas relaciones ya sea presenciales o virtuales, aparece la complicidad y el trabajo supuesto “en consciencia” juntos, creando por el bien común, donde las mujeres ponen toda su energía, sus talentos, el dinero y la imaginación para ayudar a estos hombres con sus sueños y su misión. Porque estos hombres no son normales, son “referentes espirituales”, hombres ejemplo, y nosotras hemos llegado a sus vidas para ayudarlos a florecer. Es la magia femenina que necesitaban en sus vida… eso dicen. A cambio estos hombres son dulces, buenos amantes, protectores con nosotras en la intimidad.

Con el tiempo el vínculo se torna diferente cuando hay gente alrededor

Con el pasar del tiempo, algo cambia cuando estamos juntos en público, nos damos cuenta de que tal vez hay otras mujeres que los buscan, son demasiado atractivos, seductores, pero nos decimos a nosotras mismas, él está conmigo y yo soy la elegida. Me siento orgullosa, privilegiada, poderosa, soy la compañera de este hombre con el que todas quieren estar.

Sin embargo con el pasar de los días, los encuentros en público se sienten cada vez más tensos pues parece que muchas mujeres te envidian por ser la elegida, notas tensión sexual entre él y otras mujeres.

Lo más curioso es que sobre la relación contigo no sabe nadie, todo son supuestos, porque él ha decidido protegerla y mantenerla en secreto, no es bueno hacerla pública porque causa envidia suelen decir, mi vida personal no le debe importar a nadie. En algunos casos la mujer es reconocida por estos hombres, pero el asecho de otras mujeres y la tensión sexual son inevitables.

Continuas con la relación, aun así, tú sabes que algo no va bien. ¿Cómo puede ser una relación consiente y álmica, pero al mismo tiempo ser tan misteriosa y oculta… sin falta de transparencia, te sueles preguntar?

De pronto ves mensajes raros en su teléfono, comportamientos extraños, tu intuición comienza a darte alertas, tu mente también procesa, y tienes la leve idea que hay otras mujeres como tú, que no eres la única. Te dices, soy su pareja, pero no confío en él, no me siento segura.

Te vuelves a cuestionar y esta vez le interrogas, quieres respuestas, el responde que son “pacientes, son de la familia álmica, parte de los círculos conscientes”. Yo te amo a ti… es la respuesta. Te conformas con su respuesta, sigues siendo la elegida.

Muchos de estos vínculos jamás son claros, hay falta de compromiso y frente a los demás se ve como algo confuso, secreto. En algunos diálogos cercanos el comenta que el Amor es libertad, donde no hay cabida para los celos, la posesión y el control.

Estas relaciones continúan virtualmente, otras son de encuentros esporádicos, otras mujeres optan por irse a vivir cerca y otras conviven con ellos.

Sin importar la forma de la relación, con el tiempo, estos hombres comienzan a cambiar su tono de voz y estado del humor de forma extraña, ya no contesta a las llamadas o no dan explicaciones, aparecen las historias sin coherencia, los secretos, las evasivas, enojo de su parte a causa del supuesto control. Izan la bandera de la independencia sin control ni explicaciones.

El vínculo se teje de misterio y desconfianza, aun así, sigues con él, pues es “un referente espiritual, un maestro, tu maestro”, no puede ser que tu estés tan equivocada. Te dejas envolver por la inercia del vínculo toxico.

Es inevitable y sin saber cómo, finalmente te das cuenta de que no fuiste, no eres, ni serás la única mujer/compañera en su vida. La lista de “almas gemelas” se ha alargado un poco, ahora son muchas las mujeres con las que ellos conectan, así como sucedió contigo.

El Amor, el respeto y la honestidad

Quisiera ser clara en hablar sobre este tema, siento que el conflicto sucede cuando los seres, tanto hombres como mujeres se relacionan sin estos valores.

Cada uno es libre de ejercer su libertad sexual y de relacionarse con quien sienta, así mismo si elige comprometerse o no, el objetivo de este artículo es enfatizar sobre la honestidad y la transparencia, ya que muchos líderes y referentes espirituales generan vínculos con las mujeres sin serlo, utilizando su sensibilidad y capacidad de seducción para engañar y sacar beneficio propio, generando confusión en la mujer y muchas veces apegos sexuales y dependencia emocional.

Desenraizamiento y ausencia de consciencia matricial

La mujer moderna está bastante herida en su vientre, que es su templo de vida y creación, y si además se ve expuesta a situaciones como esta, el sistema fisico y energético de sus órganos sexuales se ven gravemente lesionados, ya que está siento sometida a energía masculina toxica que está afectando gravemente su bienestar y estabilidad.

El desenraizamiento y ausencia total de consciencia matricial, hacen que la mujer no pueda procesar esta situación a nivel energético, es decir el contacto sexual con este tipo de hombres que se relacionan con muchas mujeres, ya que es la mujer la que alberga en su vientre no solo sus emociones, sino que además el hombre descarga en ella todas sus heridas y su dolor.

He conocido mujeres que pueden pasar años sin darse cuenta de esto, entregando su poderosa energía y soportando abusos sin saber que lo son; otras mujeres enferman y casi mueren del despecho y la decepción. Algunas mujeres han sido capaces de entregarles todos sus bienes materiales, soportar sus desplantes e infidelidades.  Pero como son líderes espirituales y maestros, pareciese que todo esto está bien.

Visión y Claridad

Yo viví un par de historias como esta hace muchos años, y me atrevo a confesar que han sido los procesos más complejos de asimilar, aceptar e integrar, sobre todo que he tenido que recorrer mi propio camino para dar luz y visión a estas relaciones toxicas disfrazadas de espiritualidad, ya que hoy estoy absolutamente segura de que eso no es conciencia, ni luz, ni amor, pues no existe la honestidad y la transparencia.

Me llevo años reconocer que esos hombres espirituales, aquellos “maestros” de los que nos enamoramos son iguales a nuestro padre o a nuestras exparejas, ya que nosotras gestionamos a través de ellos, todo aquello que nos hemos solucionado en nuestra familia y con nuestro propio masculino. Es decir, seguimos heridas y funcionamos por atracción.

Cuesta y duele reconocer que hemos dado nuestra energía, dinero, tiempo, creatividad y amor a hombres que no respetan a la Mujer ni a lo Femenino, que confunden  vivir el presente con dar rienda suelta a sus impulsos sexuales en cada momento, donde no hay infidelidad ni engaño, sino que supuestamente es libertad y fidelidad a ellos mismos, abusando con su energía femenina en desarmonía y causando confusión y dolor.

Cada día escucho historias similares, pues hay mucho referente espiritual incitando a la promiscuidad mística a través de un servicio/misión, como una excusa para la transformación personal y los encuentros almicos.

¿Y qué les sucede a estos hombres?

Por mi experiencia lo que sucede es algo muy simple. Los grandes conflictos internos que tenemos provienen de nuestros progenitores, ya sea por bloqueos en nuestros vínculos con ellos o patrones heredados.

En su mayoría, estos hombres que se empoderan usando sin honestidad la energía femenina de forma toxica, son hombres heridos con la mujer, ya sea su madre o algún desamor, alguna herida no sanada aún está viva y tienen el corazón cerrado.  Y ese dolor inconscientemente hace que relacionen sin respeto y sin honestidad hacia otras mujeres.

En los casos más cercanos que he visto, estos hombres han sido hijos de madres extremadamente controladoras y castradoras, lo que ha generado en ellos, una especie de búsqueda infinita de libertad a cualquier precio, donde no hay cabida para el control y donde se teje una vida de misterios y secretos.

Y si un hombre tiene el corazón cerrado es imposible que respete a lo femenino, a la mujer y por ende a la Tierra.

Quiero agradecer a todos los hombres enraizados, sensibles, conscientes que acompañan y guían mi vida sagrada y humana, a todos aquellos seres honestos que me nutren con su energia.

Gracias a Nayum Al-Masir por ser complicidad, certeza y apoyo en mi misión, por ayudarme a dar claridad y precisión a este texto para que llegue de forma amorosa y justa.


Escrito por: Samahia.

Para camino Sagrado Femenino:  MatrizPrimigenia@gmail.com

Para procesos de Enraizamiento:  Enraizamientos@gmail.com

Para Viajes conscientes:  tribusamma@gmail.com