Consciencia Matricial

¿Cuándo terminaré de sanar mi Matriz (útero)?

Cada vez que comparto sobre este tema, es lo primero que me preguntan las mujeres, es por esta razón que decidí escribir este mensaje.

La Matriz como realmente debe llamarse y como su nombre lo indica, es una especie de portal dimensional, nuestro origen, el origen de la vida al menos en este planeta.  Así mismo esa matriz es el resultado de todas las matrices de nuestras ancestras y por este motivo todas nuestras ancestras están contenidas en el.  Hay mucha sabiduría en nuestra matriz, y no solo me refiero a nivel fisico sino a nivel energético, pero también hay dolor y sufrimiento, hay secretos y todo aquello que pudieron haber vivido las mujeres de nuestra casa.

Cuando comenzamos una activación de la matriz, el primer paso es hablarle, si! ¡Hablarle!  decirle que nosotras ya somos conscientes de su existencia, de su presencia y de su función, de lo que carga, de lo mucho que hemos ignorado su poder, de los maltratos que nos hemos hecho (abortos, violaciones, desordenes sexuales, etc.) entonces ella comenzará de nuevo poco a poco a latir, pues tiene un ritmo propio y es aquí cuando comenzamos un verdadero camino de sanación y liberación propia y transgeneracional.

Sin embargo, muchas mujeres piensan que esto es inmediato o en un corto tiempo. Ahora yo pregunto: ¿Si nosotras llevamos en nuestro vientre todo el linaje de nuestras mujeres desde los primeros tiempos, sobre todo las últimas cinco generaciones, será posible sanarlo en unos meses o quizás en un par de años?

La verdad creo que no, creo que hasta que dejemos este plano de existencia seguiremos sanando nuestra matriz, sin embargo, lo que realmente importa es lo que estamos heredando, estamos dejando como legado un linaje lo más libre y sano posible, para que nuestras próximas generaciones no carguen más dolor y la limitación, aquel sufrimiento que experimentamos y que también vivió nuestra madre.

Aun así, la Gran Sabia Madre Tierra y mi propia matriz me enseñan cada segundo de mi existencia, cada día recuerdo más cosas y poco a poco recupero mi pode. Cada día se me desvelan nuevas cosas, y tanto la Tierra como mi Matriz me transmiten su propia sabiduría, sabiduría que es la de mi madre y mis ancestras, sabiduría que supera mis creencias y mi personalidad, supera cualquier dolor que pueda haber codificado mi vida.

Mi Matriz me ha enseñado que poco a poco ella se sana y juntas avanzamos empoderándonos desde el amor, la comprensión y la paciencia conmigo misma, creciendo y ofrendando juntas mi sangre a la Madre Tierra para nutrirla de amor y de vida, haciendo lo posible para llevar una vida sana y siendo responsable con mi sexualidad.

Cuando una mujer re-establece de forma permanente la conexión con su matriz es cuando su vida cambia, cuando activa el verdadero poder femenino, reviviendo esa conexión íntima con ella y activando un proceso de liberación y sanación definitivo. Nadie puede saber mejor que debe sanar y lo que guarda que la propia matriz, por eso es indispensable escucharla, meditar con ella, contemplarla, acariciarla, descansar… buscar a otras mujeres sabias para que nos guíen solo un poquito y nos muestren en el camino.

En mi caso personal, llevo 3 años en constante aprendizaje a través de mi matriz y sostenida por la Madre Tierra, descubriendo cada día un mundo fantástico e insondable, un mundo increíble de creación continua a todos los niveles de mi existencia. Este portal mágico que es mi Matriz (útero) empodera mi cuerpo y muestra su esencia a través de mi sangre menstrual y juntos honramos la vida y al planeta.

“Soy sincera y tengo un compromiso conmigo misma y con mamá Tierra, quiero heredar a esta humanidad una matriz lo más ligera posible y llena más de luz que de oscuridad, libre de los códigos de carencia, limitación y violencia.”

Para mantener activa nuestra matriz es necesario estar en permanente conexión con ella y para mí lo MAS IMPORTANTE es estar enraizada con la Madre Tierra y sus tiempos sagrados, pues al estar enraizada puedes sentir su presencia, reconociendo en ella y en ti la energía sagrada femenina, así honraras SER MUJER y crearas ese vínculo definitivo y absoluto con tu MATRIZ, con la matriz del Planeta.

Siempre comparto que esta conexión con la naturaleza, EL ACTO DE ENRAIZARSE al principio puede ser metodológico, pues yo también comencé así, me refiero a tener descalzarse e ir a conectarse con la tierra, obligarse a crear cierto tipo de hábitos que te reconecten con la Madre Tierra, pero con el paso de los días, serás tan consciente que ya no podrás vivir sin ella e irremediablemente en conexión con tu Matriz.

Mi matriz junto a la Madre Tierra, han llevado mi alma y mi cuerpo a su expansión, y al desarrollo y cumplimiento de mi misión de vida, pues estos dos seres están a nuestro servicio, para acogernos y guiarnos hacia nuestra evolución.

Mantener esta consciencia matricial y telúrica, poco a poco nos llevara a ser cuidadosas de qué es lo que dejamos entrar en nuestra vida y en nuestro cuerpo, a estar atentas y a seleccionar todo aquello que quiere penetrarnos, a elegir que semillas quiero gestar en mi interior.

Siento que finalmente la activación definitiva de nuestra matriz, nos llevara a empoderarnos y a ser extremadamente amorosas y conscientes de todo aquello que queremos llevar en nuestro interior; y de este camino nace una sanación continua y constante, que en realidad ya para mí no es una sanación. Sino que MI MISION ES SANARME PARA LIBERAR A LA HUMANIDAD.

Cuando empecé a conectar con la Madre Tierra no sabía nada de ella, de su espíritu de lo mucho que nos ama; tampoco sabía nada del útero ni de la menstruación, pero la Tierra con su amor me ha llevado a este mundo mágico de auto reconocimiento.  Vengo de un gran árbol genealógico lesionado en su feminidad donde no hay matriz física, ni la de mi madre, ni la de mi abuela ni la de mis tías, eso me ha llevado comprometidamente a sanarme y quizás por este motivo comparto la sabiduría de la matriz, solo una gran ausencia puede llevarte a valorar su presencia y su valor.  Padecía desde los 13 años de cólicos menstruales y dolores agudos, así me pasaron 25 años durmiendo químicamente los malestares que sentía cada vez, ignorando mi dolor, manifestando cada vez más fuerte mi energía masculina “herida”; hasta que llego un día hace 3 años y mi Matriz grito tan fuerte que la tuve que escuchar, en aquella época padecía constantemente de cistitis, tenía papiloma humano, mis defensas estaban bajas y tenía células extrañas en el interior de mi útero!! Éste fue el momento definitivo de mi cambio, mi matriz y mi energía femenina no podían más.

Hace 3 años hice un cambio radical en todo porque sentí morir, y desde aquel momento inicie un camino profundo de reconexión con la Mare Tierra y por consiguiente conmigo y mi Templo Sagrado (útero); no consumo ningún tipo de medicamentos pues de hecho mis malestares “femeninos” desaparecieron por completo, y cuando aparecen lo soluciono con plantas naturales. Deje los anticonceptivos y en cada ciclo ofrendo mi sangre menstrual a la Madre Tierra. También aprendí a amarme tanto que soy responsable con mi vida sexual y no dejo entrar a mi vientre a cualquier persona como lo hacía antes, para mí el placer y la sexualidad compartida es un acto sagrado de amor, ahora ya no dejo entrar como antes aquellos hombres de mi pasado que buscaban placer y después se iban.

La Madre Tierra, mi Matriz y yo misma somos un Todo, cuando comprendí esto todos mis malestares físicos y mis problemas existenciales se desvanecieron.

De vez en cuando mi matriz sigue llorando cuando menstruo, a veces me dan tirones en la vagina, a veces mi matriz se hincha… así que pongo las manos en mi vientre, simplemente sigo hablándole y pidiéndole perdón, siendo atenta a que es lo que me está diciendo, a que memorias se reviven en mi, revisando mis actos diarios para saber qué es lo que estoy dejando entrar en mí que no le gusta, encontrando el motivo de su incomodidad… aun así le agradezco porque cada día Mi Matriz me enseña, me recuerda, me transmite su sabiduría… me devuelve su poder.

Cada día siembro Paz en mí Matriz, siembro Luz, cultivo amor hacia a mí y hacia mi cuerpo.

Comparto mi camino, a través del cual he aprendido a ser autentica y donde realmente aprendí lo que significa el DON DE LA CREACIÓN.

Invito a todas las mujeres del planeta, a mis hermanas, a todas las hijas de la Madre Tierra que se enraícen y vuelvan a conectar con su Matriz, con nuestra Matriz Primigenia.

Escrito por: Samahia.

Para camino Sagrado Femenino:  MatrizPrimigenia@gmail.com

Para procesos de Enraizamiento:  Enraizamientos@gmail.com

Para Viajes conscientes:  tribusamma@gmail.com