Sagrado Femenino y Masculino

Adiós a la Malévola Menopausia, bienvenida la Plenitud

Este articulo está dedicado profundamente a mi Madre y su vientre sagrado, donde me cuido y me trajo con amor a este mundo…


Decido escribir este artículo desde el llamamiento más profundo de mi Cuerpo Sagrado de Mujer, Mi fertilidad y mi Ciclicidad, que claman ser guiados con verdadera Sabiduría Femenina para mis años venideros.

Desde que recuerdo, todo lo que he oído, visto y leído sobre la menopausia suena un poco a veces criminal, como si la naturaleza se hubiese enojado con la mujer y la quiere torturar.

¿Cómo anhelar llegar a una etapa de plenitud en unos años cuando ya no sea fértil, si hay mas mentiras que verdades que nos han contado y no las hemos creído?

Que la menopausia duele, es molesta e incómoda, da calores, te engordas, te vuelves fea, no tienes apetito sexual, todo el tiempo te duele la cabeza, le dejas de gustar a los hombres, eres vieja, llego el fin de ser atractiva, se te van las ganas de vivir a causa de las hormonas.

“En conclusión toda la vida soportando la incómoda menstruación mes a mes, y al final parece que era beneficiosa, pues cuando se va me vuelvo vieja, y con ello sigo sufriendo también por ser mujer”.

Mi Historia

Tengo solamente 2 referentes cercanos vivenciales sobre lo que es la Menopausia. La primera mujer es mi madre, a quien le quitaron su útero cuando yo nací, por este motivo no tengo ningún recuerdo de una mujer que haya sido cíclica, tampoco menstruante, ni premenstrual, ni tampoco emocional. Si cierro los ojos y pienso en mi madre, veo una mujer imparable, con mucha energía, emocionalmente bastante lineal y que no expresa lo que siente, alguien que nunca descansaba porque si lo hacía se sentía mal, una guerrera sin derecho a quejarse o hacer pausas en su vida porque no se lo permitía. No tengo recuerdos hablando con mi madre de lo que significa ser mujer ni tampoco tocando temas femeninos o sexuales.

La otra mujer de mi vida que es como mi segunda madre, generosa, amorosa y compasiva. A ella la menopausia le duro como 5 años, sus malestares eran la excusa para no salir de casa, para estar enferma, para engordarse, para sentirse vieja y sin fuerza, se enojaba con todo el mundo, no socializaba, todo le molestaba, no dormía bien… yo creo que hoy todavía sigue sufriendo por ser menopaúsica y con efectos de larga duración.

Imagenes de Google con la palabra «menopausia»


Mi Camino Sagrado Femenino

Hoy que me siento afortunada de Ser Mujer, que amo y conozco mi cuerpo y mis ciclos. Hoy que volví a mi centro interior y a una conexión muy profunda con la Madre Tierra a través de la sabiduría ancestral. Hoy que valoro mi matriz (útero) y mi sangre sagrada menstrual. Hoy que descubrí que los procesos biológicos de la mujer no son una enfermedad ni tienen porque ser incomodos…

Hoy me atrevo a afirmar con absoluta certeza, que todo lo que nos han dicho sobre la Mujer y su biológica son nada más que mentiras para desconectarnos de la belleza de nuestro cuerpo, de la fuerza poderosa de nuestro vientre y nuestro inmenso potencial creativo.

Aunque en estos momentos se ve un resurgimiento de lo femenino a gran y pequeña escala, todavía seguimos sumidos en la ignorancia con relación a lo que es Ser Mujer, y especialmente a lo relacionado con la menopausia.

No podría saber cuántas mujeres exactamente, pero si varias decenas de ellas que he encontrado a lo largo mis viajes por el mundo, todas siempre me preguntan qué deben hacer, cuál es su rol en la feminidad sagrada, ahora que están entrando en la menopausia o que ya lo están.

Así mismo, estas mujeres se cuestionan profundamente cómo llevar esta etapa, qué hacer si ya no menstrúan y pierden su ciclicidad natural, cómo gestionar su cuerpo y sus emociones, qué hacer con el tiempo libre, cómo sobrellevar los cambios hormonales, cómo equilibrar su alimentación.

Cuando una mujer es fértil a nivel biológico, su ritmo y su ciclidad son visibles y marcados claramente por su menstruación, que a su vez es regida por la luna. Según la sabiduría ancestral, siempre comparto que la mujer en menopausia debe regir su ciclidad con consciencia a través de la luna, pues en su cuerpo ya quedaron registrados esos ciclos naturales, solo debe retomar con conciencia eso que habita en ella.

Si bien comparto como enraizarse (estar conectado con la naturaleza) y guío a las mujeres en la sanación de su matriz, admito que mis herramientas son limitadas cuando se trata de las mujeres en menopausia, y aunque puedo intuir muchas cosas, no puedo compartir sobre algo en profundidad si yo misma no lo he experimentado.

Plenipausia

Aunque haya mucha desinformación con respecto a la menopausia y en muchos casos nadie diga cosas buenas sobre ella, solo se habla sobre los malestares y los tabú, yo estoy convencida y mi ser femenino lo sabe, que es una etapa de esplendor, de complitud, una etapa perfecta para la renovación de la consciencia, donde sucede la integración con sabiduría del propio pasado, un periodo de expansión a nivel creativo, un momento de fusión mágica con el masculino, un camino de belleza y plenitud… es decir en una palabra  “Plenipausia”.

Yo estoy segura que mi Plenipausia será un renacer que viviré con amor, consciencia, belleza y creatividad, y de esa manera acompañare los cambios emocionales y biológicos de mi cuerpo. Esa etapa será mi meta, mi sueño, será cuando yo comprenderé finalmente todos los interrogantes de mi vida, cuando la Madre Tierra me hará portadora de algo muy profundo para que yo lo comparta con la humanidad, porque mi cuerpo sagrado junto a mi voz, mis gestos, mis pasos, la belleza de mis canas, mis experiencias, mi corazón, todo ello que soy estará unificado con consciencia y en expansión.

Toda mujer que ya no es fértil biológicamente ya sea de forma natural o porque le hicieron una histerectomía, es una mujer que está en Plenipausia, marcando un comienzo para aprender a ser fértil de otra forma y en otras áreas de la vida, dar a luz a otros hijos y ayudar a los demás a dar a luz. Una mujer que conecta con la Madre Tierra de una forma más consciente y profunda, extrasensorial, porque aun sin menstruar ella conecta a través de sus células y su camino es guiado por la Luna. La Plenipausia abre a un mundo nuevo de percepciones, sensaciones y conexiones.

Una mujer en menopausia para mi es una mujer “completa”, siendo o no madre ya recorrió tantos caminos y tantas facetas de ser mujer, tantas experiencias, tantos logros, tantas lagrimas…. Fue niña, adolescente, también se enamoró, quizás fue madre de corazón o biológica, tuvo sueños rotos y otros cumplidos, también enfermo, ella también hizo daño y se lo hicieron, ella conoce el victimismo y también el amor propio, ya cuido de los demás y en ese cuidado ayudo a renacer a los demás… ella es luz y oscuridad, su propia vida la ha hecho sabia, porque sus pasos la construyeron día a día. La Plenipausia es su cuerpo, su belleza y su sabiduría en expansión….

Ha llegado la hora que juntas todas resignifiquemos este proceso biológico en nosotras y en el mundo, que consagremos nuestro cuerpo y le demos con amor la Bienvenida a la Plenipausia en la Mujer.

Escrito por: Samahia.

Para camino Sagrado Femenino:  MatrizPrimigenia@gmail.com

Para procesos de Enraizamiento:  Enraizamientos@gmail.com

Para Viajes conscientes:  tribusamma@gmail.com